Aledo

Municipio que pertenece a la Comarca del Bajo Guadalentín, situado al Sur de Sierra Espuña, a 54 Km de la capital Murcia. Asentada sobre un estratégico punto geográfico, queda a medio camino entre el valle y la montaña, no muy lejos de Totana.

 DESCRIPCIÓN

Siendo comendador de la villa don Juan Jerónimo Abarca, conde de la Rosa, por mandato del Rey Felipe V de fecha 8 de julio de 1703, se hizo la siguiente descripción:

«El castillo forma un cuadrado perfecto, teniendo cada lado foral 18 varas; de grueso sus paredes, 2 varas […] y de alto desde el (sic) superficie plano de la tierra hasta el rebollín de las almenas, 32 varas; y entrando por la puerta de dicho castillo, para llegar a ella hay una escalera maciza de piedra y mezcla con 12 escalones de yeso y ladrillo, de lo que se infiere que primitivamente su construcción fue cuesta para subir; […] cuya puerta abierta da entrada a la primera sala de armas que tiene de extensión 15 varas por cada uno de sus cuatro lados y de alto 30 palmos, dividida en cuatro lumbreras, con un alma en medio desde donde arrancan cuatro arcos […] y debajo de las (sic) referida sala por un escotillón, se encuentra una mina cubierta que va a parar a un aljibe magnífico de cal y piedra tosca, cuya gran cavidad está vaciada a fuerza de acero en medio del cerro, que lo es de piedra viva. La cuesta antigua de mezcla, hecha escalones para subir modernamente, conduce a la plaza de armas de las almenas, que su rebollín tiene 3 palmos de alto, dejando entre éstas y la primera sala, otra compuesta en fábrica del mismo arte y disposición que la ya dicha primera. Todas las paredes del castillo, así como los pedazos de muralla que se conservan, son en su mayor parte de hormigón y almendrolón, hechas a pisón de ayuda.

»En 1675 siendo Comendador de Aledo el Conde de Pié de Concha, don Diego Sarmiento y Zúñiga, un rayo quebrantó la esquina del castillo que mira al Poniente, […] algunos pedazos de la muralla exterior que se conservan, son de tapia con cal, sumamente fuerte y trabada en su medio con huesos humanos de magnitud no usual .

»Completaba esta plaza de armas una serie de habitaciones abiertas a pico en la roca, rectangulares unas, cúbicas otras y oblongas algunas, cuyas paredes estaban cubiertas por una sustancia que semejaba alabastro.»

El castillo de Aledo conserva en la actualidad la torre del Homenaje o “Calahorra” , la picota y una parte del recinto amurallado, así como otros diversos restos.

Historia

En pleno de proceso de dominación árabe, en el siglo XI, aparecen las primeras reseñas históricas de la existencia de Aledo. A finales del Siglo XI y principios de Siglo XII, estratégicamente bien situada al pie de Sierra Espuña, Aledo constituía uno de los enclaves mas importantes del rey Alfonso VI. 

Año 1085. García Jiménez conquista la fortaleza de manos sarracenas pero por poco tiempo, ya que a los 5 años se vio asediada de nuevo. Durante su posesión se reforzaron los muros de la fortificación y se talaron los hermosos bosques de pinos y encinas que poblaban aquellos parajes, para evitar el refugio de los enemigos. Desde entonces, el contorno permanece casi desnudo de vegetación.

Año 1090. El ejército de Yusuf ben Texufín asedia el castillo tomado por García Jiménez. Por esta época, era misión del rey Alfonso VI restablecer la hegemonía y las parias sobre los soberanos andalusíes y una pieza fundamental para ello era la fortaleza de Aledo, que se hallaba en el extremo oriental del reino de Sevilla, en un terreno donde las secesiones y rebeliones son moneda común. Por ello, aunque muy distante para aquella época de los centros islámicos de poder político y militar ―Sevilla y Zaragoza― la actividad que se desarrollaba en esta fortaleza podía tener trascendencia política en Al-Ándalus, sobre todo en la zona más cercana a ella. Pero no olvidemos que su alejamiento de los centros político-militares cristianos ―León y Burgos sobretodo, porque Toledo acababa de ser conquistada― unido a su riscoso emplazamiento, hacían difícil el traslado del ejército con su impedimenta. Sopesando los pros y los contras de la situación, el monarca castellano optó por liberar la fortaleza que en aquellos momentos se encontraba asediada. Pero los numerosos puntos bélicos existentes (Zaragoza, Valencia, etc.) le impedían reunir un ejército bastante para llevar a cabo la liberación de Aledo. De ahí que pidiera ayuda al Cid, con quien desde hacía poco tiempo estaba reconciliado (finales de 1086 o principios de 1087). Éste se encontraba guerreando en Zaragoza al mismo tiempo que planeaba la ocupación de Valencia.

Año 1257. El día 14 de abril, el rey Alfonso X el Sabio firma en Cartagena el trueque de sus dominios sobre Elda, Catral y Callosa a cambio de Aledo y Totana, que las dona a la Orden de Santiago a través de su maestre don Pelay Pérez Correa. Aunque Aledo siempre se ha jactado de que el rey Sabio redactó parte de LAS PARTIDAS en la torre del Homenaje de su castillo, no es menos cierto que tal aseveración está ayuna de prueba documental alguna.

Año 1293. El maestre don Juan Ossores, el día 18 de agosto, a través de Carta Puebla, concede al concejo y pobladores de Aledo «el fuero e franquicias e las libertades e los usos e las costumbre que el onrado Concejo de Lorca segunt quellos los tienen». Este privilegio iba encaminado a los vecinos de Aledo y a los forasteros que se establecieran en ella y les otorgaba tierras no repartidas anteriormente por la Orden de Santiago sin más obligación ni tributo que plantar de viñedos tres tahúllas de tierra (3.330 m2 aprox.)

1350. El día 27 de mayo, el maestre de la Orden de Santiago don Fadrique ordena repartir tierras de sus términos para incentivar el poblamiento de Aledo y la fuga de sus moradores al llano fértil de Totana, donde podían cultivar sus tierras.

Año 1373. Las Cortes de Burgos conceden al rey Enrique II la contribución llamada de las Doce monedas y habiendo probado los vecinos de Aledo que este pueblo estaba exento de toda clase de tributos desde su pertenencia a la Orden de Santiago en 1257, se les declaró exentos por Real Cédula de 3 de noviembre de 1374.

Año 1407. El maestre don Lorenzo Suárez de Figueroa envía al comendador de Aledo una carta, datada el 17 de agosto, por la que confirma a esta villa la propiedad de una finca denominada “La Dehesa”, que hasta entonces venía siendo disputada por el concejo de Lorca, y le ordena que establezca en la población centinela y ronda para prevenir cualquier atentado de los moros fronterizos.

Año 1452. El día 17 de marzo tiene lugar en un paraje de Lorca llamado Los Alporchones, la batalla homónima contra los árabes del caudillo de Granada, Aldilvar. En ella, las fuerzas de Aledo, en unión de las de Lorca y Murcia contrajeron una memorable victoria, la última en que participaron. El pontífice Clemente VII hizo a san Patricio patrón de Murcia y Lorca por ser el día de este santo en el que se ganó tan memorable batalla.

Año 1492. La toma de Granada viene a significar un cambio radical en el modus vivendi de la villa de Aledo. La seguridad que trae el alejamiento de los ejércitos árabes de nuestra península conlleva el abandono de la población hacia el valle, hacia Totana, en busca de tierras fértiles y de mejores vías de comunicación para el desarrollo de la agricultura, comercio e industria. Comienza su declive histórico.

Año 1521. El 10 de agosto, se concede a la villa el título de “leal” con motivo de que en la lucha entre los Comuneros y las tropas del emperador Carlos I, apoyó a éste. Los Comuneros sitiaron el castillo de Aledo y desde un monte existente junto a él, algo más al sur (denominado La Serrecica) lo bombardearon, destruyendo parte de sus almenas y dejando el torreón desmochado hasta su restauración contemporánea.

Año 1538. Se traslada a Totana el párroco de Aledo. Aquélla cuenta ya con 500 feligreses, mientras que en ésta solamente existen unos 150.

Año 1793. Aledo y Totana se separan definitivamente como municipios independientes.

Cultura y arte

Muy numerosos son los hitos culturales de Aledo, estamos ante una serie de elementos urbanos, arquitectónicos y arqueológicos catalogados de históricos artísticos y es que la villa de Aledo se ha conservado en parte su carácter medieval, con notables ejemplos como la iglesia de Santa María, la Calahorra y la Picota.

Costumbres

Unos de los acontecimientos festivos más relevantes de Aledo es la representación del Auto de los Reyes Magos; se celebra el 6 de enero y está considerada una de las obras más antiguas. Dentro de la semana santa destaca la ¨La Agonía del Señor¨ en Viernes Santo, que recuerda el drama del Calvario, con el sermón de las sietes palabras y los Armaos. Las fiestas patronales se celebran la ultima semana de agosto, en honor de Santa Maria y San Agustín.

Muy rica es la gastronomía de estos pueblos. Son típicos platos de Aledo las gachasmigas con tropezones y el jallullo, licores como la mantellina.

Todos los derechos reservado. Autorización para publicar en www.sierraespunaviva.com


 

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. POLITICA DE COOKIES