Caracoles, Setas y Plantas Medicinales

Además de los aprovechamiento que el hombre hacía del monte, tales como los pastos o las leñas, existieron otros no exentos de interés que también requerían la sabiduría y experiencia del que los practicaba.   

La recolección del caracol serrano, como aquí lo llaman, requería conocimiento de los mejores sitios de la Sierra y paciencia para saber esperar la época adecuada. Se buscaba tras la lluvia, con la tierra húmeda y temperaturas suaves, pues el frío los tenía escondidos en sus refugios. Este pequeño habitante del bosque, fue y es, un apreciado ingrediente para numerosos platos de la zona como el arroz con conejo y caracoles.

Las setas constituyen otro de los productos apreciados y buscado en la Sierra. El buscador de setas perfectamente cual es la época apropiada para echarse al bosque en busca de tan preciado premio. Si el otoño viene generosamente en lluvia será favorable para las setas de cardo y los guízcanos. Las primeras crecen junto a cardos y piedras, y los segundos debajo de la hojarasca que cubre el suelo de los pinares. A la plancha, fritas con pimiento y tomate, en arroz o cualquier otra forma son un apreciado bocado.

Son muchos las plantas con propiedades terapéuticas y culinarias que crecen en en la Sierra, pero sin duda el romero es uno de lo más abundantes y de lo más utilizada en la medicina popular. El alcohol de romero era muy utilizado para dar friegas ante dolores musculares o contusiones. Por  otra parte, los tomillos y robagatos, se emplearon para encurtir las aceitunas y como condimentos en varios guisos.

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. POLITICA DE COOKIES